2017

VOLVIENDO A LOS FUNDAMENTOS

La Ley de Gravedad en el PHVA

Cómo el método científico puede convertir un hábito diario en una herramienta de calidad

por T. Dan Nelson

La ley de la gravedad no requiere de la comprensión humana para tener efecto. Los seres humanos sabían cómo interactuar con la gravedad—hasta cierto punto—mucho antes de que Sir Isaac Newton la "descubriera".

Del mismo modo, los principios de la gestión de la calidad no llegaron con la ISO 9001. Las organizaciones exitosas entendieron estos principios básicos mucho antes de que se publicara el primer estándar.

Antes de Newton, la gente entendía los efectos de la gravedad lo suficiente para disparar con éxito una flecha, pero no eran capaces de explicar la gravedad en conceptos abstractos porque no había ningún método empírico detrás de esta.

El trabajo de Newton con la gravedad nos permitió desarrollar una comprensión científica de este fenómeno natural desarrollando hipótesis sistemáticamente, y observando, midiendo, probando, y reformulando estas hipótesis hasta que su explicación de fondo fuera satisfactoria. La comprensión científica resultante aumentó las habilidades de las personas para operar en este universo.

La ciencia detrás del PHVA

Planear-hacer-verificar-actuar (PHVA) representa una intersección entre el método científico y las operaciones diarias. Dado un objetivo, cualquier proceso que se defina para alcanzar dicho objetivo, puede ser— y muchas veces sin saberlo—sujeto al PHVA.

En una situación ideal, tan pronto como se considera una idea para lograr un objetivo, se conceptualiza un plan para seguir adelante con esa idea. Después de que el plan parece quedar lo suficientemente robusto al tomar en cuenta todos los riesgos potenciales, el plan se implementa para lograr el objetivo.

El método parece básico, pero puede ser fácil omitir o acortar pasos si la lógica detrás de cada uno no se entiende correctamente. Por eso es importante que los profesionales de la calidad comprendan que el PHVA está enraizado en el método científico—un enfoque sano para llegar a la mejor conclusión posible.

Hipótesis: Después de reconocer una oportunidad de mejora, el plan puesto en marcha para aprovechar dicha oportunidad representa la hipótesis.

De forma similar a cuando se formula la mejor hipótesis para un experimento científico, es importante considerar todos los datos disponibles para formular un plan.

Probar: La realización del plan se correlaciona con la prueba o fase experimental del método científico. Las organizaciones implementan sus planes de forma similar a como un científico que observa y mide la naturaleza para probar una hipótesis.

Analizar: Después de completar las pruebas, las organizaciones verifican los resultados para determinar si son aceptables.

Si se requiere mayor mejora, es lo mismo que un científico que encuentra una falsa hipótesis. La organización debe volver a la etapa de la hipótesis (plan) y utilizar los datos adicionales recopilados de la primera prueba para crear un nuevo plan y volver a probarlo.

Reporte: Si los resultados son perfectos, una organización debe reportar esta conclusión estandarizando el proceso. Esta es la etapa final "actuar" del PHVA.

Mientras que algunas herramientas de la calidad pueden parecer abstractas o innecesarias en la superficie, explicando la lógica detrás de ellas ayuda a conseguir el soporte e involucramiento de los empleados en los planes de mejora. Corresponde a la alta dirección tomar responsabilidad de estos procedimientos de mejora para asegurarse de que se están tomando todas las medidas necesarias y que solo se están estandarizando los resultados aceptables. De lo contrario, se pueden esperar los mismos resultados.


T. Dan Nelson es director en T.D. Nelson Consulting ubicado en Groton, NY. Tiene un MBA otorgado por la University of Iowa en Iowa City.


Average Rating

Rating

Out of 0 Ratings
Rate this article

Add Comments

View comments
Comments FAQ


Featured advertisers